Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Hard Candy (2609)
 
Yomi Isayama (1883)
 
Ginger (1332)
 
Leatherface (1100)
 
Ryoma (1067)
 
Rin Kamelot (1039)
 
Quin Rose (1020)
 
will vandom (925)
 
Hinaichigo (914)
 
estrella roja (480)
 

Últimos temas
» como serias de noah?
Jue Feb 21, 2013 11:12 pm por kurasu-noah

» Test:¿A que personaje de la familia de noe te pareces?
Dom Ene 27, 2013 8:09 am por Delkavi

» Hola :)
Vie Oct 12, 2012 5:47 am por kloud

» (FC) ¡Road Kamelot! <3
Lun Ago 06, 2012 5:46 pm por AroaKamelot

» Para conosernos mejor...
Lun Ago 06, 2012 5:43 pm por AroaKamelot

» Como matar segun tu signo
Lun Ago 06, 2012 5:33 pm por AroaKamelot

» ¿Quien fuiste en tu vida pasada?
Lun Ago 06, 2012 5:30 pm por AroaKamelot

» Wisely
Lun Ago 06, 2012 5:18 pm por AroaKamelot

» D-Gray man cap 214 español
Vie Jul 06, 2012 7:10 am por CUTEKATY


El gen del mal

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El gen del mal

Mensaje por Aoi el Mar Ene 18, 2011 1:19 am

Este es un relato que escribi en un trabajo para lenguaje de ciencia ficcion pero que me gusto mucho, espero que les guste. Lo puse en spoiler porque es de dos hojas de word u.u lo siento es un poco largo

Spoiler:

El Gen del Mal.
2050. 12 de octubre 5:00 p.m.:
“¡Lo conseguimos! El feto (los, en realidad) Está creciendo perfectamente en su incubadora junto con los demás. Es un gran paso para la genética.”
2051. 10 de julio 3:05 p.m.:
“Algo salió mal. Lo sabemos. Ayer hicimos un chequeo después del sismo y nos dimos cuenta que el bebe tiene los ojos oscuros, no claros como lo planificamos. Estamos experimentando con una nueva mezcla pero no estamos seguros de lo que sucederá con los otros.”
2052. 3 enero 2:42 a.m.:
“Después de meses de arduo trabajo, lo logramos, aunque no sabemos si la nueva mezcla dará buenos resultados. Aun así… ¡OH DIOS! ¡SUS DIENTES! ¡Tengo que llamar a los otros!
2072. 6 de marzo 12:01 p.m.:
“Tenemos que matarlos. Tengo que hacerlo. Está próxima la fecha en que saldrán del tanque y no podemos permitir que esos bichos sobrevivan y circulen como un humano normal avergonzando todo nuestro trabajo y destruyendo nuestras carreras.”
2072. 6 de marzo 12:22 p.m.:
“¡Se está rompiendo! ¡Están saliendo uno por uno de los tanques, desconectándose de los cables y vienen por nosotros! ¡Nosotros que somos los únicos que sabemos de su existencia! Puedo escuchar la puerta cediendo. Vamos a morir.”

2220. Fecha indeterminada. Hora indeterminada:

Charmian Salió del tanque mojado dando traspiés y enseguida cayó de bruces incapaz de soportar su propio peso. Con los ojos revisó su entorno y se encontró a si mismo rodeado de rocas caídas, polvo, muebles rotos y oscuridad. Sobre todo oscuridad, excepto por un pequeño haz de luz que entraba por un orificio en el techo-Suelo-Pared (Charmian No podía estar muy seguro porque tenía esa extraña sensación de distorsión espacial que no lo dejaba distinguir hacia qué lado estaba mirando.)
Después de un rato, nuestro protagonista comenzó a sentirse mejor por lo que, ayudado de un pedazo de pared se puso en pie y comenzó a caminar dando un par de vueltas por la habitación para acostumbrarse a la nueva sensación de estar sobre sus pies y no flotar.
-¿Que es esto?- Jadeó intentando encontrar la voz que nunca había utilizado.- ¿D-Dond-de E-E-Estoy?
Dando un vistazo a la estancia vio un tanque, parecido a un tubo del que se salía un líquido por un agujero gigante. La tierra se estremeció haciendo caer a Charmian sobre sus rodillas.
-Tengo que salir de aquí.- Ayudado de sus manos brazos y piernas se arrastró ignorando el dolor por los pedazos de vidrio, piedras y tierra hasta quedar bajo la luz que entraba desde el techo.- Tengo que salir de aquí.- Repitió con más convicción y se apoyó de las rocas grandes, escalando dificultosamente. Resbaló dos o tres veces hasta que al final pudo llegar arriba y se deslizó hacia afuera. Enseguida deseó no haber salido nunca.
El viento hirió su piel, el sol lo encegueció y el calor des suelo quemó sus pies.
-Tengo que irme. Tengo que irme.- Preso de un repentino desmayo cayó y ahí se quedó.

3 Meses después.
El mundo era peligroso. Eso fue lo primero que Charmian aprendió cuando lo encontraron y fue llevado al pueblo. Pueblo. Algo así. Ellos lo llamaban pueblo, ciudad. CASA. Pero era el infierno en la tierra. Olor a muerte flotaba sobre una ciudad en ruinas. Ruinas por todas partes. Lo que antes parecía ser un puente estaba caído por la mitad. Casi todas las estructuras (Casas, edificios, oficinas.) Estaban en el suelo, excepto un castillo gigante y amorfo construido, al parecer, con pedazos de diferentes casas que ya habían sido destruidas. Los tipos que lo encontraron tenían el cabello y los ojos negros. No un negro común. No un negro Humano. El negro de ellos te hacía pensar en el tártaro, en el lugar más oscuro y malvado que pudieses imaginar. Sus ojos carecían de vida, de compasión o emoción alguna, y eso fue lo que más asustó a Charmian. A penas se le presentó la oportunidad, nuestro protagonista escapo lejos, para darse cuenta de que todas las personas en aquel lugar eran iguales. En una tienda de olor aun peor que en el exterior, compró un tinte para el cabello para ocultar el color claro del suyo propio que llamaba tanto la atención.
Después del primer mes caminando descalzo se acostumbro a la quemazón de los pies y podía pasearse por ahí sin problemas mayores. En su primer paseo un brillo refulgente llamo su atención y lo siguió quedando frente a una pared transparente, y tras ella una mujer, en ropas harapientas, cabello sucio y expresión salvaje, pero aun así hermosa. La miró atontado, porque a diferencia de los otros ella también era rubia, pero cuando sonrió, se dio cuenta que la maldad estaba en ella al igual que el resto. No tan pronunciada. Pero si estaba ahí.
Por una casualidad estaba dentro del castillo amorfo, que por dentro era mucho más atemorizante y horrible que por fuera. Gritos y lamentos resonaban por todas partes, no había ninguna ventana, de hecho solo estaba iluminado por antorchas que proyectaban sombras extrañas en todos los objetos del lugar.
-Ah! Hermano.- Unos brazos lo rodearon cordialmente y suspiró aliviado al encontrar una mano amiga. Un lugar al que perteneciera. Aliviado hasta que miro mejor a la figura frente a él. Era un hombre de pelo negro, ojos negros, tez pálida y su sonrisa…Su sonrisa era un amasijo de dientes blancos y puntiagudos como de tiburón. Un diente tras otro, un diente tras otro. Su sonrisa, si hubiese sido una deformidad de nacimiento no le hubiese importado a Charmian, pero destilaba maldad más pura. Y se notaba que el tipo no utilizaba los dientes solo para comer y sonreír como las personas normales.- ¡Hemos estado esperándote largo tiempo! Déjame presentarte a tus otros hermanos y hermanas
Intentando ocultar su terror Charmian sonrió lo mas naturalmente que pudo y lo siguió sin quitarse los lentes de sol que había encontrado enterrados.
Cruzaron una puerta tras la cual había una mesa y 5 personas más sentadas alrededor.
-Hola Charmian, Te estábamos esperando.- Dijeron al unísono.
- ¿Mi nombre es Charmian?- Preguntó este confundido. Por supuesto nuestro protagonista no tenía idea de su nombre ni nada mas aparte de lo que habían programado los doctores por la computadora.
- ¡Pobrecito!- Exclamó una de las mujeres con fingida compasión.- Creo que tenemos que explicarle todo.
- Mira Charmian. Yo soy Morte, de izquierda a derecha están Macabre y Adrastos, tus hermanos, Tenebra, Lilith y Desdémona son tus hermanas. Tú y nosotros fuimos creados por un proyecto científico que buscaba crear a un hombre perfecto alterando el ADN pero, a pesar de todos los estudios que realizaron, cometieron un error. El experimento significaba “filtrar” todas las cosas malas que provenían de la genética, como ser un potencial asesino, o un psicópata. Los científicos determinaron que esas cosas venían del ADN e intentaron invalidarlas, pero lo hicieron al revés. Y todas las cosas malas quedaron en nosotros en vez de las cosas buenas. Ese es el porqué de nuestros nombres. Nosotros nos decimos Demonios. Según wikipedia somos la expresión de la maldad humana. Somos los mensajeros del mal…Ya sabes. Pero tu…- Morte dio una vuelta alrededor del nervioso Charmian.- Tu puedes ser diferente. Puedes ser más malo.- El hermano mayor se encogió de hombros.- Lo veremos con el tiempo.
-- Los humanos se extinguieron en el 2000 después del “apocalipsis” En realidad solo fueron una serie de erupciones, terremotos, tsunamis y todo tipo de catástrofes naturales. Nosotros no perecimos porque tenemos una mejor curación y somos más inteligentes. No envejecemos pero si podemos morir. Tenemos que cuidarnos.
- Y quiénes son los de esa pared de vidrio que hay por ahí.- Preguntó Charmian.
- Ah… Ellos son los mitad humanos, que no murieron, pero no son como nosotros asique sirven para divertirnos.- Se rió Morte.- Vamos al coliseo.
- ¿Coliseo?
- Si bueno, los romanos tenían algunas buenas ideas. ¿No?
Todos en un grupo caminaron por los pasillos hasta llegar a un lugar de donde procedían los gritos. Un hombre escapaba de una cosa que era como un lagarto-araña repugnante que chasqueaba las mandíbulas tenebrosamente. Después de quizás unos 5 minutos, el lagarto-araña le dio alcance y lo desmembró repulsivamente.
Charmian ocultó su cara de asco fingiendo cubrirse del abrasador sol e intentando no temblar de miedo al ver la sonrisa de satisfacción en la cara de Morte.
Unas horas después Charmian había tomado una decisión, los casi humanos atrapados merecían ser libres y quizás podrían traer algo de esperanza al mundo. Después de todo, debían ser un poco menos malvados si eran una mezcla de las dos razas.
Con los pies en carne viva corrió por los pasillos intrincados, sucios y oscuros del castillo y se tapó los ojos mientras corría aun en el exterior donde el sol abrasaba y el suelo eran cenizas calientes. Ni siquiera a la sombra Charmian podía encontrar consuelo para sus pies heridos por lo que no se molesto en detenerse y corrió, corrió, corrió.
Al acercarse a la pared de cristal se oía más estruendo que la vez pasada y vio atónito como una masa de gente intentaba impedir que dos hombres.- vestidos un poco más decentemente que los demás.- Se llevaran a una niña pequeña de cabello rubio rizado y ojos azules.
- Déjenla.-Gritó Apresuradamente pero los guardias lo miraron enarcando una ceja. Charmian intentó reunir la mayor cantidad de autoridad en su tono antes de hablar de nuevo.- ¡Yo soy el hermano de Morte! ¡Deben Obedecer!
La actitud de los guardias cambió completamente y atemorizados dejaron a la niña en el suelo y corrieron.
-No tenias que hacer eso.- Aclaró la niña.- Podía defenderme yo sola. Además, siendo hermano de Morte, lo que me espera contigo debe ser peor. Hazme un favor y mátame rápido.
- Tengo que sacarlos de aquí. Ese es mi propósito.- La niña lo miró impresionada y el se sacó los lentes de sol mostrando sus ojos claros.
-Es el elegido. ¡Es como Cefiso dijo! ¡OIGAN TODOS!-Gritó estridentemente a todos los presentes que hablaban acalorada y dispersamente unos con otros.- ¡Vamos a salir de aquí! El va a liberarnos.
En silencio todos miraron a Charmian mientras este se removía inquietamente.
-No se que hacer…-Empezó
- Pero yo si.- Declaró la niña que le explico lo que tenia que hacer. Al parecer las personas pasaban imaginando formas de escapar en aquel lugar y no era para menos.
Nuestro protagonista salió conmocionado de la celda de cristal y los guardias que esperaban afuera se enderezaron inmediatamente.
-¡Hermano!- La voz de Morte hizo que a Charmian se le erizara la piel pero no había que perder tiempo. No había que temer. Discretamente se acercó a los guardias que custodiaban interruptores que mantenían las puertas de la celda cerradas y apoyado en la mesa de controles comenzó a jugar con un puñal.- ¿Vas a elegir alguno para jugar?- Continuó Morte sin sospechar las intensiones de su “Hermano”
“El Elegido” dejo caer su puñal y cuando se agachó para recogerlo tomó la empuñadura firmemente y.- Entonces Morte lo descubrió por dos razones: Noto que todos los reos se apretujaban en la puerta, ansiosos y también notó la sonrisa satisfecha de Charmian.- Cortó todos los cables haciendo que las puertas se abrieran instantáneamente dejando salir una marea de gente.
Morte se quedo momentáneamente paralizado mientras las personas lo empujaban y mientras su hermano traidor escapaba perdiéndose en la multitud.
Charmian corría entre las personas desesperado cuando tropezó. No pudo ponerse en pie de nuevo por la cantidad de persona que pasaba a sus lados y por encima. La niña que iba al frente paro y trato de tenderle la mano pero él negó con la cabeza.
-¡¿Como te llamas?!-Grito para escucharse.
-Caliope.-Respondió ella desesperada mientras intentaba ponerlo de pie.
-Pues que te vaya bien. Corre. Escapa. Tienes mucho que vivir.- Ella lo miro a los ojos un momento y comenzó a correr de nuevo.
Los golpes en la cabeza hicieron que gradualmente Charmian perdiera la conciencia.
Algo muy frío lo golpeo en la cara y lo hizo abrir los ojos instintivamente.
-¿Así que pensaste que te iba a dejar morir tan simplemente?-Rugió Morte riendo en su oído.- Yo no perdono. No doy segundas oportunidades. Estas condenado.
Le golpeo la cabeza contra una pared lo que hizo que Charmian despertara de una vez y se diera cuenta de donde se encontraba. El Coliseo. Ser el espectáculo era aun peor que verlo por supuesto.
-Sabía que había algo mal en ti. Lo presentí. Así que esas ratas asquerosas lo consiguieron.- Murmuro el “Demonio” Mayor.- ¡Suéltenlo!
Morte corrió hasta la puerta y la cerró sonriendo mientras una cosas asquerosa se arrastraba fuera de el agujero que habían abierto.
Charmian corrió, escapando, pero enseguida comprendió que corriendo y gritando, le daba aun mas satisfacción a Morte por lo que se detuvo en una de las altas murallas y miró todo por ultima vez. Las personas que miraban perplejas desde los asientos y tiraban cosas para que se moviera de una vez. Y ahí, en medio de todo, unos ojos azules. El preso le sonrió a la observadora y le hizo un gesto con la mano que ella también le devolvió.
La araña-lagarto se acercó a el lentamente, como prologando la espera y el sufrimiento. Charmian cerró los ojos sabiendo que había llegado la hora. “Caliope era una de las musas” fue lo ultimo que pensó.
Y la niña con nombre de musa que miraba desde los asientos también cerró los ojos y rezó una oración mientras la cosa asesinaba a la única persona realmente buena que había conocido.
El no hizo ningún sonido.
------------------------
Tiene varios errores ortograficos perdonen, espero que les guste Very Happy

Aoi
Buscador
Buscador

Femenino Cantidad de envíos : 31
Localización : Por Ahi ^^
Empleo /Ocio : Dibujar!
Humor : Con ganas de volver el tiempo con el poder de miranda y salvar a Alma para quedarme lo yo ¬¬
Fecha de inscripción : 14/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.